La simplicidad en el envase

Cómo lograr pautas académicas que permitan construir un método creativo que facilite al alumno el camino para llegar a una propuesta de envase simple e innovador.

La simplicidad en el envase

Uno de los retos más ambiciosos en la academia y en especial en la enseñanza del diseño de envase y embalaje está centrada en guiar el trabajo de los alumnos hacia una propuesta de solución eficaz, efectiva y simple.

De tal suerte que la simplicidad en el trabajo de desarrollo de alternativas formales resulta de vital importancia para el proceso enseñanza aprendizaje. El resultado debe ser visiblemente simple, para que partiendo de la simplicidad sea posible que el alumno selecciones una alternativa ganadora que deberá contener las siguientes características:

  • Que sea simple para abrir.
  • Que sea simple para cerrar.
  • Que sea simple la disposición del producto envasado.
  • Que sea atractivo a la vista, haciendo visibles las innovaciones de simplicidad.
  • Que el consumidor prefiera la propuesta por la simplicidad y por encima de las ofertas de satisfacción con las que ya cuenta en el mercado.

De estas características el alumno debe obtener una propuesta que se acerque a los principios básicos de la simplicidad haciéndose las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son los principios básicos de consumo de este producto?
  • ¿Las propuestas que ofrece el mercado son lo suficientemente simples para que el consumidor la prefiera?
  • ¿La propuesta es inspiradora?
  • ¿Qué opinión tiene el consumidor?

Ante estas disyuntivas deberán surgir pautas académicas que permitan construir un método creativo que facilite al alumno el camino para llegar a una propuesta de envase simple e innovador.

La demanda del mercado
La demandante necesidad de envases y embalajes simples, demanda también formas funcionales, innovadoras y dinámicas para captar la atención de los compradores y facilitar su manejo. 
De ahí que los diseños simples y los de alta tecnología, deben despertar emociones y sensaciones que realcen, cada vez más, los valores de la marca para diferenciarse de la competencia de manera simple y eficiente a la vez.

En este aspecto, merecen especial atención los envases activos e inteligentes, que transitan el mismo camino de sus compradores, con pautas de consumo vertiginosas y necesidades cambiantes, al tiempo que precisan simplicidad y funcionalidad.

La tecnología promueve la comercialización de envases cada vez más simples y con sistemas de apertura rápidos y formas de disposición del producto más ágiles y amigables.

Tal es el caso de los sistemas de apertura denominados “Easy Open” que consisten en sistemas que no requieren de una herramienta para abrirlos. Ejemplo las latas de aluminio y de hojalata que ahora cuentan con tapas de apertura rápida y para las que yo no es necesario utilizar herramientas tales como los conocidos con “Abre Latas”.

Asimismo hoy en día contamos con otros sistemas de apertura rápida en diversos tipos de envases como los envases Tetra Pak que es posible abrirlos con el mínimo esfuerzo y utilizando exclusivamente las manos, de manera sencilla y simple. Estos cuentan con una gran variedad de componentes que se adaptan perfectamente a las diferentes necesidades de los usuarios. Tales como la correcta dosificación, la garantía de no escurrimiento durante la disposición del producto y la adecuada manipulación del envase que permite el usuario tomar el control al momento de servir.

Cualquiera que sea la necesidad del consumidor, el alumno puede analizarlas de tal manera que le sea posible recomendar los componentes que mejor se adapten a sus necesidades del consumidor final.

La característica común debe ser la simpleza y la garantía de calidad.

Estos sistemas y componentes diversos, ofrecen una amplia variedad de funciones que hacen más simple el uso de los envases y que básicamente se subdividen en los siguientes:

  • Válvulas dosificadoras.
  • Bombas y aspersores.
  • Ventanas de medición del contenido.
  • Componentes de sello que funcionan como sello de garantía.
  • Tapas con membranas desprendibles.
  • Tapas con dosificador anti goteo. 
  • Tapas tipo “Flip-Top”
  • Tapas tipo “Push-Pull”

No podemos dejar de mencionar las bolsas con zipper para diversos productos con el café de grano y molido, polvos y las muy conocidas bolsas multiusos. Los tipos de zipper son variados y las principales diferencias provienen de los diferentes fabricantes, encontrando las principales diferencias en el ancho, en las dimensiones del cierre y en la cantidad de líneas de cierre con que cuenta cada modelo que encontramos en el mercado.  

Son conocidos por todos los avances en este tipo de envases, ya que hoy constamos con válvulas de apertura simple, que permiten una fácil disposición de producto sin necesidad de ningún objeto externo.

Así también podríamos mencionar otros ejemplos como los frascos que contienen una membrana entre la tapa y la corona, permitiendo un buen sello y simultáneamente una manera simple de apertura haciéndolos sumamente atractivos para el consumidor.

Una de las innovaciones más reconocidas por el hombre es sin duda la innovación tecnológica que nos sorprende más y más sobre todo cuando esa innovación nos permite funcionar de manera más simple. 

Es posible observar avances tecnológicos cuando los objetos de uso diario se convierten en objetos más fáciles de usar. Un ejemplo muy conocido está presente en los envases inteligentes que con un mínimo de interacción humana nos ofrecen un cumulo de información de manera simple, rápida y amigable.  

La simplicidad en el envase ejerce un papel vital en el mercado, considerándola como una ventaja competitiva para proporcionar un valor agregado y así ofrecer un beneficio de simplicidad que será determinante en la preferencia del consumidor y mejorara considerablemente la frecuencia de consumo. 

Esta simplicidad debe promover la importancia de los envases en la comunicación con el consumidor convirtiéndola en una fuerza impulsora de la innovación en la industria del envase.  Será determinante en la decisión de compra ya que transmite una rápida sensación de innovación y facilidad de consumo del producto envasado.

Un consumidor puede optar por comprar un producto por la simple diferencia de que uno en más fácil de abrir, de cerrar y de utilizar que otro. 

Una experiencia académica interesante

Durante el ejercicio de elaboración de modelos volumétricos de envase los alumnos practican la visualización de la forma pasando de 2D a 3D a escala real utilizando diversos materiales, entre ellos la cerámica.

En el taller los alumnos descubren ciertos rasgos que en los primeros trazos no son visibles y que durante la conversión a 3D se hacen evidentes y que son los que hacen la diferencia:

  • La fácil manipulación del envase. Aspectos ergonómicos y antropométricos.
  • La interacción dimensional del envase con elementos externos, como los anaqueles de exhibición y las alacenas en las casas.
  • La visibilidad dimensional en el anaquel vs otros envases similares o análogos.
  • El impacto del color en combinación con la forma.

Estos aspectos se tornan indispensables cuando buscamos la aceptación del consumidor a partir que le ofrecemos facilidad de uso y simplicidad en los sistemas.

* Profesores investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco en la materia de  Envase y Embalaje.

Ir a versión Web