Etiquetado: una medida regulatoria para la exportación

Es importante que la información contenida en el etiquetado tanto de alimentos, como de productos para exportar, sea clara, veraz y confiable. De esta manera, se cumplirán con los estándares mínimos reflejados en acuerdos como el T-MEC y el TLCUEM.

Etiquetado: una medida regulatoria para la exportación

La etiqueta es uno de los aspectos más importantes que un consumidor debe tomar en cuenta, al permitirle conocer los detalles del tipo de producto que va a consumir. Al respecto, una  etiqueta es cualquier rótulo, marbete, inscripción o imagen descriptiva, gráfica, escrita, impresa, marcada, grabada en relieve, adherida, sobrepuesta o fijada al producto o envase, en la cual son señaladas sus características. 

Dicho lo anterior, es importante destacar la situación comercial internacional de nuestro país respecto a este tema. Actualmente, algunos de los principales países con quienes exporta sus productos son los que están adheridos al T-MEC, antes TLCAN, y al TLCUEM (Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea), con estos últimos el intercambio anual es aproximadamente de 75 mdd.

Con relación al comercio con la UE es importante señalar que los productos exportados requieren el marcado CE (de Conformidad Europea), el cual da testimonio por parte del fabricante sobre que el producto ha sido evaluado y cumple con los requisitos mínimos de seguridad y salud, técnicos y de protección al medio ambiente establecidos por los Estados Miembros, antes de comercializarlo en el Espacio Económico Europeo (EEE).

La Unión Europea establece las directivas y los lineamientos que cada producto debe respetar, lo cuales son independientes de cualquier regulación aplicada para los productos distribuidos en México. De este modo, los fabricantes son responsables de garantizar que los productos que requieran el sello CE cumplan con los lineamientos antes mencionados. Por lo tanto, deben evaluar y conservar los archivos técnicos necesarios para emitir la declaración de conformidad de la UE y proceder con el marcado de cada artículo.

En el caso de México, Estados Unidos y Canadá,  integrantes del T-MEC, y con relación al etiquetado de alimentos, pretenden combatir el sobrepeso y la obesidad en sus respectivas regiones, así como proteger la salud pública por encima de cualquier interés comercial al establecer el uso de distintivos frontales que notifican el consumo en calorías, sodio, azúcares y grasas saturadas para cada producto.  

Es importante destacar que en dichas naciones los índices de sobrepeso y obesidad están por encima del promedio señalado por la OMS (Organización Mundial de la Salud), lo cual afecta la calidad de vida de sus habitantes y aumenta el riesgo de que padezcan importantes enfermedades tales como diabetes, cáncer o padecimientos cardiovasculares. 

Por ejemplo, para la comercialización de cualquier producto en Estados Unidos, la Nutrition Labeling and Education Act (NLEA) requiere de un etiquetado y requisitos específicos con declaraciones de contenido sobre nutrición e ingredientes, así como mensajes de salud para alimentos, bebidas y suplementos dietéticos. 

En el caso de México, el etiquetado está regido bajo porcentajes diarios de consumo de grasa y azucares, con base en una dieta diaria de 2000 calorías, pero sin indicar cuán sano o no resulta determinado producto. A pesar de que el etiquetado frontal de alimentos fue aprobado a inicios del mes de octubre de este año en la Cámara de Diputados, queda evaluar si en éste se verá reflejada de manera entendible la información nutrimental. 

El Sistema de Etiquetado Frontal de Alimentos y Bebidas presentado en 2013, exhortaba a las empresas a incluir información clara y precisa, pero dicha información no fue respetada. De modo que los expertos están a la expectativa de que el nuevo etiquetado aprobado incluya un Sistema de Advertencia que señale de forma precisa y contundente que cierto producto contiene en exceso determinados nutrimentos o ingredientes asociados con el sobrepeso, la obesidad o cualquier otra enfermedad crónica no transmisible.

Por lo tanto, es importante que la información contenida en el etiquetado tanto de alimentos, como de productos para exportar sea clara, veraz y confiable. De esta manera, se cumplirán con los estándares mínimos reflejados en acuerdos como el T-MEC y el TLCUEM, a su vez que el consumidor puede hacer mejores elecciones de compra.  

En este sentido, es importante señalar que el consumidor tiene derecho a ser informado, de forma directa y verídica, respecto a los productos que consume. Cabe subrayar que no debe desestimarse la información proporcionada actualmente en el etiquetado de los productos en México aunque resulte difícil de interpretar; sin embargo, no puede hacerse una defensa ultranza, sin hacer recomendaciones o modificaciones parar que sea más claro a los consumidores.

Asimismo, no debe hacerse un análisis rudimentario y asumir que las leyendas de alerta en determinados productos son convenientes para los compradores, ya que en algunos casos el alto contenido de nutrientes no puede ser inferido solo con un señalamiento básico porque no será suficiente para que la decisión de consumo sea efectuada mediante fundamentos claros y conscientes. 

La industria alimentaria requiere que el consumidor tenga la capacidad de identificar y reconocer rápida y efectivamente aquellos productos que representan un peligro potencial para su salud. En este sentido, es indispensable que tanto como los productores como el Estado colaboren en la prevención y control de incidentes de este sector, a través de información fidedigna para sus clientes. 

Cabe destacar que, lo anterior no representa que la información básica señalada de un producto es alta en determinados ingredientes sin hacer un análisis preciso de las condiciones del mismo. Si bien este sistema resulte ser complejo, es importante no desestimar el artículo y entregar toda la información al ciente relacionada con el mismo, sin procesarla. 

En conclusión, los fabricantes de la industria alimentaria deben explorar la posibilidad de mejorar el diseño y la información presentada a sus clientes en las etiquetas de los productos, ya que deben tomar en cuenta solo los datos más relevantes . De igual manera, no pueden dejar de lado que el consumidor tiene el derecho (lo ejerza o no) de estar plenamente informado respecto de las condiciones de todo lo que consume.

* Socio de BC&B
Ir a versión Web