¿Cómo crear una buena experiencia de empaque en e-commerce?

El perfeccionamiento del proceso de empaque ayudará a crear una buena experiencia de compra y a administrar los costos de manera efectiva.

¿Cómo crear una buena experiencia de empaque en e-commerce?

El continuo crecimiento del comercio electrónico, que en México ya representa 5% del PIB, ha cambiado la forma en que las marcas deben enfocarse no sólo en la experiencia de compra online, sino también en la parte del empaque.

Antes se consideraba un paso básico dentro del proceso de cumplimiento de pedidos, pero ahora presenta una oportunidad para que las empresas puedan interactuar más eficazmente con sus compradores y mejorar su propuesta de valor.

Hay innumerables opciones a la hora de diseñar una experiencia de empaque, incluyendo opciones de diseño y tipo de empaque, como bolsas de polietileno o cajas prefabricadas, o cinta adhesiva de marca o genérica. El perfeccionamiento del proceso de empaque ayudará a crear una buena experiencia a la hora que los clientes desempaquen los productos y a administrar los costos de manera efectiva.

La forma en la que se diseña el proceso de embalaje debe ser visto como una extensión de la marca y representa ciertos mensajes para sus clientes, por lo que debe ser considerado cuidadosamente. Por ejemplo, si el objetivo es la simplicidad, es necesario limitar la cantidad de extras que se añaden a los pedidos en el empaque. Esto significa minimizar la cantidad de materiales y la complejidad del empaque, lo que también ayudará reducir costos y el proceso será más rápido.

Ser eficiente también puede promover la responsabilidad ambiental. De acuerdo con una encuesta realizada por Dotcom Distribution, el embalaje sostenible tiene más probabilidades de ganar compradores que cualquier otro factor ambiental. Cuando se les preguntó a los consumidores qué factor ambiental los haría más propensos a comprar con una marca, el 47% dijo que el embalaje sostenible.

Al limitar la cantidad extra de material de estiba y en el embalaje, los consumidores pueden incluso estar dispuestos a pagar más por un producto si creen que están contribuyendo a una causa mayor. El uso de materiales biodegradables o reciclables también puede atraer a estos clientes.

Otro factor para considerar es que brindar una buena experiencia al abrir un paquete puede aumentar la buena imagen de la marca. Según Dotcom Distribution, abrir un regalo causa niveles elevados de dopamina, oxitocina y serotonina en el cerebro. Como resultado, el proceso de desempacar puede provocar emoción, placer y confianza en los clientes, si se hace correctamente.

Estos neuroquímicos también están asociados con la probabilidad de que una persona repita la acción e incluso comparta la experiencia. Esto se alinea con la tendencia del ‘unboxing’, donde los clientes que registran sus procesos de apertura de paquetes y los comparten a través de sitios como YouTube e Instagram pueden convertirse en defensores de la marca y ampliar su alcance. Para subirse a esta tendencia, el empaque debe incluir una llamada a la acción que capture a los consumidores mientras las emociones provocadas están todavía frescas.

Obtener este resultado requiere de un enfoque multi-sentido, optimizando la forma en la que el paquete se verá, se sentirá, sonará e incluso olerá. También se puede mostrar los cambios estacionales de una manera fresca y única. Por ejemplo, muchas empresas cambian el color o el tema del diseño de sus cajas de envío para enfatizar el espíritu navideño y maximizar la emoción.

La creación de una experiencia de empaque estratégica es un aspecto crucial del proceso de cumplimiento de la marca y de la capacidad de impactar en las ventas futuras y aumentar el valor de la vida útil del cliente. Por ello, es necesario optimizar el proceso para que sea rentable y exprese los valores y características clave de la marca, al tiempo que anima a los clientes a volver a comprar.

Fuente: Parcelindustry.com
Ir a versión Web