Digitalización de los envases, tendencia que se fortalece

La inteligencia y la digitalización en los envases ofrecen una amplia gama de oportunidades de crecimiento en los próximos 10 o 15 años.

Digitalización de los envases, tendencia que se fortalece

En la próxima década, la inteligencia y la digitalización de los envases (es decir, la integración de la tecnología y el uso de las nuevas tecnologías), se orientarán cada vez más a aumentar el valor para el cliente y a buscar nuevas áreas de negocio, de acuerdo con el análisis No ordinary disruption. Winning with new models in packaging 2030, según Mckinsey.

En general, la inteligencia y la digitalización en los envases ofrecen una amplia gama de oportunidades de crecimiento. En los próximos 10 o 15 años, las soluciones que integren la tecnología digital en los envases probablemente también cambien la forma en que los consumidores interactúan con ellos.

En este caso, los dispositivos digitales pueden añadir valor a los consumidores al potenciar el poder del embalaje como plataforma para la información y los mensajes de la marca. Existen múltiples tecnologías para facilitar esa interacción (por ejemplo, códigos QR, RFID y NFC).

Así, en la próxima década, se espera ver una mayor adopción para interactuar con los consumidores. Esa interacción ayudará a diferenciar las marcas y a hacerlas más centradas en el consumidor, con lo que se descubrirán las necesidades no satisfechas por segmento, además de que se obtendrán señales tempranas sobre las nuevas tendencias de los envases, etc.

A corto plazo, hay más potencial para la digitalización de envases para crear valor directamente para los productos de consumo masivo y los minoristas, por ejemplo:

  • Desarrollar soluciones de rastreo y seguimiento a nivel de la unidad de empaque para permitir el rastreo completo de la cadena de suministro (por ejemplo, para la retirada de productos, la seguridad alimentaria, el seguimiento de la calidad).
  • Realizar una planificación de la demanda continua e integrada (por ejemplo, para optimizar la producción y el inventario al usar datos de clientes y de terceros).
  • Digitalizar las interacciones con el cliente para ofrecer una mejor experiencia, aumentar las ventas y mejorar el servicio.
  • Aumentar la colaboración con los clientes (por ejemplo, co-desarrollo/co-diseño).
  •  La búsqueda de nuevas áreas de negocio con oportunidades para servir a una gama más amplia de clientes más pequeños de forma directa y eficiente (por ejemplo, el desarrollo de una plataforma electrónica en la que puedan pedir sus envases directamente y no pasar por el canal de distribución tradicional).

La adopción de esas soluciones digitales  se acelerará debido a una mayor compresión de los márgenes de los fabricantes y minoristas de productos de consumo masivo y por el desarrollo del canal de comercio electrónico con una creciente automatización y uso de la Inteligencia Artificial, que, a su vez, requerirá un embalaje más inteligente.

Sin embargo, la aplicación de la digitalización en el embalaje está todavía en sus inicios y requerirá más economías de escala para que los costos sean competitivos para la aplicación a nivel de unidad.

Fuente: Mckinsey

Ir a versión Web